Son nuestros principales aliados para crear funciones que necesitamos. Muchas de esas funciones ya están hechas y muchas, son libres. Sus autores las cuelgan, con el fin de aportar a la comunidad de WordPress cada vez más funciones, que se puedan implementar sin tocar una línea de programación. A la hora de elegir un plugin, deberemos tener en cuenta varios factores:

  • Que estos tengan muchas estrellas positivas, esto significa que miembros de WordPress ya han verificado que el plugin funciona.
  • Que tenga muchas instalaciones activas dado que, si mucha gente lo tiene, menos es la probabilidad que lo dejen desactualizado.

Actualizado como mucho en tres meses. Si hace más tiempo, deberíamos desconfiar, porque significa que la persona no sigue actualizando el plugin. Y dado que WordPress sufre cambios a menudo, los plugin deben sufrirlos también, a no ser que su código no tenga que ver con la base de datos y sólo nos proporcione una función visual que no intervenga con esta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer más